La soldadura de electrodo y evitar errores en este proceso no es nada complicado, es más, es muy sencillo cuando conoces los secretos de cómo se ha de operar con ella. En este post, analizaremos los trucos necesarios para evitar errores y así lograr una soldadura perfecta.

Calderería Marllo realizar este tipo de actividad a diario, por lo que te daremos una serie de sugerencias para poder desarrollar esta actividad de la forma más adecuada y segura:

  • Soldar sin pintura
  • Eliminar la vieja soldadura existente
  • Una buena elección de electrodos
  • Correcta regulación de los parámetros
  • Hacer pruebas antes de soldar
  • Puntear las piezas a soldar

Soldar sin pintura

La pintura es un inconveniente para poder soldar con electrodo en unas condiciones aceptables. Debido a los componentes químicos, las impurezas se mezclarán con el material que aportamos con la soldadura de electrodo.

La mesa de trabajo es fundamental, lo que nos permitirá hacer un buen cordón de soldadura. Con una una radial pequeña limpiaremos la superficie de la zona a soldar. A lo largo del cordón de soldadura, limpiaremos la zona a soldar.

Al poder soldar sin impurezas nos permitirá realizar una soldadura más resistente.

Eliminar la vieja soldadura existente

Las roturas se producen por las zonas más débiles y estas pueden ser las uniones con la soldadura. No es lo más adecuado aplicar otro cordón de soldadura en las uniones agrietadas de las soldaduras existentes.

Con esta práctica, lo más probable es que vuelva a romper por el mismo sitio.

Primero tendremos, por medio de una radial pequeña, limpiar o eliminar la soldadura vieja existente, y dejar la superficie sin pegotes del cordón antiguo antes de aplicar el nuevo cordón.

Siempre, tendremos que evaluar el riesgo del puesto de trabajo, dado que el uso de las radiales pueden entrañar un riesgo para el trabajador. Una buena planificación del trabajo a realizar será necesario para una buena consecución del mismo.

La elección del electrodo es fundamental

Hay que seleccionar los electrodos

Sus calidades son diferentes según el tipo de esfuerzos que van a soportar, en función de la máquina de soldar de la que disponemos,  tendremos que seleccionar los electrodos proporcionales a esta.

Unos nos servirían para el punteado de las piezas a soldar, otros para realizar los cordones más resistentes.

Los electrodos de acero inoxidable, solamente nos servirán para aquellas piezas que tengan piezerio ó algunas partes en acero inoxidable.

Cada tipo de material por sus características químicas y mecánicas precisan de electrodos diferentes.

Para aceros dulces (hierro común), usaremos electrodos de rutilo (rutilicos) o electrodos básicos.

En los aceros con aleaciones debido a un porcentaje mayor de carbono, normalmente usaremos tratamientos térmicos proporcionando características mecánicas especiales que se caracterizan por: la dureza y rigidez.

En estos casos conviene soldar como mínimo con un electrodo básico o incluso de inoxidable.

¿Cómo lograr un buen cordón de soldadura con electrodo?

¿Cómo lograr un buen cordón de soldadura con electrodo?

La sección ó diámetro del electrodo es uno de los factores que determina la intensidad más apropiada para soldar los materiales.

  1. Graduaremos la máquina de soldadura para el electrodo que vamos a usar, la posición del cordón y el material que soldaremos.
  2. Elegir electrodos apropiados según las necesidades y limitaciones que nos da la máquina o la red (Kwatios de la red).
  3. Ángulo, distancia y avance con las piezas a soldar apropiados.

Probar antes de soldar definitivamente

Antes de aplicar la soldadura, lo probaremos en una pieza de hierro, tenemos que pensar que si cometemos un error por la mala selección del electrodo, tendremos que proceder a limpiar de nuevo la pieza a soldar.

Puntear las piezas antes de soldar

No podemos obviar que la soldadura es un proceso que genera calor; de tal forma que los materiales pueden sufrir deformaciones. El puntear los cuerpos a soldar es lo que nos va a dar mejores acabados y resistencia.

Tenemos que ir dando unos puntos de soldadura, antes de aplicar el cordón ó cordones finales, recordemos que el acero cuando funde en altas temperaturas dilata mucho el material. Pero, en el momento que se enfría, se contrae mucho más de lo que se ha dilatado.

Al enfriar los puntos o cordones de soldadura, tiende a cerrar los materiales y llevarlos donde no nos interesa.

¿Necesitas más información?

Calderería Marllo, con más de 15 años de experiencia,  ha iniciado un proceso de desarrollo empresarial en el que nuestro principal objetivo es la ampliación de nuestra cartera de clientes ofreciendo el mejor servicio posible así como un precio muy competitivo. No dude en contactar con nosotros mediante nuestro número de teléfono +34 976 45 59 27 o nuestro correo electrónico marllo@caldereríamarllo.es